El Observatorio Ciudadano de León fue creado el 20 de enero de 2010.

En su Primera Etapa, encabezada por la empresaria Ana María Carpio Mendoza, ciudadanos de diferentes ideologías, sectores y competencias se organizaron con una visión y un objetivo específicos, y para ello, se establecieron alianzas con colegios de profesionistas, asociaciones civiles, universidades, cámaras y consejos empresariales.

Ya constituidos como sociedad civil organizada, el OCL se articuló con la autoridad para revisar, dialogar y detectar los asuntos prioritarios de la ciudadanía.

Para tal efecto, se realizaron tres verificaciones a las acciones de Gobierno a través de un modelo de avanzada en el mundo:  el IWA4, que evalúa más de 270 indicadores en 4 cuadrantes: Desarrollo institucional para un buen gobierno; Desarrollo económico sostenible; Desarrollo social incluyente y Desarrollo ambiental sustentable.

En el modelo IWA 4, la autoridad abre su información a los observadores ciudadanos, mostrando las evidencias de su actuar,  quienes registran los avances en cada uno de los indicadores.

Hoy el IWA 4 ha sido tomado como la base del diseño de la Norma ISO 18091 para la certificación de gobiernos confiables, la cual está en fase preliminar y será publicada como tal durante el 2013.

Asimismo, se desarrolló una herramienta fundamental: el denominado Sistema Integral de Gobernanza Urbana (SIGU), que está compuesta por 103 indicadores, para el conocimiento de las características sociales, económicas, demográficas, culturales y educativas que generan situaciones de violencia y delincuencia.

Con ello, el Observatorio Ciudadano de León, se colocó a la vanguardia en el tema y se convirtió en modelo, no sólo para otros municipios del país, sino incluso del extranjero.

Personal del Observatorio Ciudadano de León fue invitado por el gobierno de Botswana, en África Meridional, para la construcción de su propio observatorio como un factor de competitividad y confiabilidad.