logoN

Somos un grupo de leonesas y leoneses que creemos que la base de los buenos gobiernos son los buenos ciudadanos”.

El Observatorio Ciudadano de León tiene como objetivo contribuir a la construcción de una sociedad civilmás fuerte, más organizada, y más participativa, que influya de manera positiva en la vida comunitaria de nuestra ciudad.

Nuestro propósito es observar y evaluar la actuación de los gobiernos en sus tres niveles y de la sociedad, y con ello, contribuir al mejoramiento de la gestión pública en bien de los ciudadanos.

En julio de 2013, el Observatorio inició nueva etapa, en la que reafirmó su carácter independiente, plural, autónomo, técnico, objetivo, responsable y participativo, en la que busca influir en la toma de decisiones públicas, para garantizar el beneficio de la sociedad en su conjunto, especialmente de los sectores más necesitados.

Esta nueva etapa, encabezada por el C.P. y M.F. Luis Alberto Ramos, se siguen observando las acciones que inciden en la calidad de vida de los leoneses, que provienen del gobierno en sus tres niveles: federal, estatal y municipal; así como de las propias que atañen a la sociedad, ya que somos corresponsables del mejoramiento de la calidad de vida de los habitantes de esta región.

Es por ello que, si bien en la primera etapa, el Observatorio recibió un capital semilla de recursos públicos para su creación y arranque, la aspiración, desde un inicio, fue la autosuficiencia.

Por ello, en su nueva etapa, el OCL está sustentado por capital privado exclusivamente, lo que fortalece su carácter de independiente y autónomo.

El Observatorio es gobernado por un Consejo Directivo de 25 personas, de las que ya están confirmadas 19, y un Consejo Técnico, compuesto por profesionales de las diversas competencias, que a través de un trabajo técnicamente escrupuloso, han venido colaborando en la realización de los diversos estudios para alcanzar resultados fiables y coherentes.

En su nueva etapa, el Observatorio Ciudadano de León, se encuentra en la fase de construcción de un sistema de evaluación externa de los resultados de la gestión gubernamental.

Esto quiere decir que ya no utiliza el IWA 4, pues no se tiene acceso a la información municipal; se llevan a cabo evaluaciones objetivas, responsables e independientes del quehacer público, mediante metodologías basadas en fuentes oficiales e investigación propia, realizados por técnicos especializados.